Nada.

Como no tenía nada que hacer, hice un blog.

#24: Ahora.

Vamos a quedarnos en silencio

un minuto, dos minutos, tres minutos. 

Tratemos de vencer la incomodidad de no decir nada,

olvidemos la necesidad de llenar algo que no está vacío.

Porque si no hablamos, oímos

si no pensamos, sentimos

y tu corazón puede cantar junto al mío.

#23: Lunes

Quedate un rato más. Que ya es otoño y hace frío. Quedate para contar juntos las hojas que caen a través de la ventana. Preparé té, mucho té para los dos. Quedate un rato más, solamente un rato, digamos hasta para siempre. 

#22: Llorar

Quiero que sepas que todos lloramos como vos alguna vez, que los ojos dolieron de tanto cerrarlos, de imaginar que eran puertas y nosotros queriendo cerrarlas para siempre, con llave y candado. No hay nada malo en llorar de noche, tampoco de día, pero siempre es mejor de noche, cuando nadie nos ve, no por vergüenza, sino por evitar regalarle la mirada morbosa al curioso de turno. Porque llorar es el acto más íntimo que podemos tener, es abandonar el escudo y limpiarlo de la sangre seca, resto de tantas batallas. Por eso lloré como vos alguna vez. 

#20: De mis cosas.

Tomo varias tazas de té por día, aunque los fines de semana disfruto un café negro sentado en algún lugar. Me asusta cuando alguien grita cerca mío, y me da pánico que me toquen el hombro sin que me de cuenta. A veces anoto diálogos de películas porque en el fondo quiero ser como ellos. Si miento me rasco la nariz y si me siento avergonzado la oreja. Cuando estoy contento se me aflauta la voz sin que pueda evitarlo y me dan ganas de llorar cada vez que escucho la canción Meat is Murder. Disfruto dormir acompañado y que me den la mano, asi como me gusta que jueguen con mi pelo. Sonrío casi todo el tiempo cuando estoy con alguien y al hablar muevo mucho las manos. 

Me gusta dar abrazos, y ser abrazado. Para mi no es lo mismo una cosa que la otra. 

¿Por qué hago esta lista? Esperando que la leas y me recuerdes. Y para recordarme a mí mismo aquellas cosas que algún momento te enamoraron. 

#19: Dos que no son dos

En el capítulo de Los Simpsons donde Bart le vende su alma a Milhouse, vemos como luego tiene un sueño donde intenta mover él solo un bote de remos, y solo consigue dar vueltas en el lugar. Me gusta descubrir en eso una metáfora de todas las relaciones en la que solamente una de las personas quiere salir adelante mientras que la otra (por indiferencia, por maldad, por lo que sea) no mueve siquiera un dedo. 

Dar vueltas en el lugar es una tortura a la mente, es vivir en un deja-vu continuo que obliga al enamorado que rema a repasar esos momentos que antes eran felices y ahora no funcionan, e incluso la misma repetición constante los va deteriorando todavía más. 

El bote ya no tiene salvación en ese punto, quiero creer que si, pero día a día me cuesta más. ¿Remo por valiente o por necio? ¿Soy inmune a los obstáculos o un estúpido que se niega a verlos como tales?

¿Me quedo o me marcho? O sería lo mismo preguntarme, ¿lucho por vos, aunque se me vaya la vida o lucho por mi y persigo otro sueño?

#18: Volviste

Eras la misma de antes. Un poco desvaída, quizás con algo de los colores más tirando a pastel…pero eras vos. Y descubrí que las palabras que puedo llegar a escribir en las noches donde no tengo sueño ni pesadillas, no valen de nada cuando estás conmigo. Que me sonrías para siempre, eso quiero. Y que el invierno sea eterno para que tengas ganas de abrazarme una y otra y otra vez. 

#17: El sacrificio.

Lastimame, herime con espinas envenenadas y echa sal en esas heridas. Golpeame con la mano abierta y también con la mano cerrada. Rompé mis huesos con algún hierro, y hundí el hacha en mi cabeza. 

Rompé mi cuerpo porque ya no me sirve. Destrozalo hasta que veas dentro mi alma, sola, desvalida. Y como un extraño chiste del destino, veas que luce exactamente igual a vos. 

#16: Especial

Todo era para vos. Todo es para vos. Todo será para vos. Todo lo que puedo decir, lo que puedo hacer o cualquier logro que alguna vez tenga en mi vida, es porque vos creíste en mi cuando nadie lo hizo. Y esa deuda que quiero tener para con tu persona crece dentro mío como una hiedra y no quiero que me alcancen para pagarla todos los años que tengo en mi pequeño cuaderno. Porque siempre será poco en comparación. 

Mis libros sin escribir, mis canciones sin melodía, los guiones de películas donde vos y yo somos felices, todo es tuyo. Necesito que vengas a buscarlo porque ya no tengo donde guardarlo. Mi depósito se inunda de lágrimas que borrará la tinta y ablandará el cartón, por favor, vení a salvar lo hermoso que hice y conservalo para siempre.

#15: Poema

Hermosa como la primer estrella en el cielo, me iluminás en las oscuras calles de mi soledad. 

Bella como la flor creciendo en medio de una pared, frágil pero tan fuerte a la vez, tus manos acarician y sostienen. 

Misteriosa como una sombra demasiado rápida para la vista, escondés miles de historias y preguntas en solamente una mirada.

Cálida como el sol del amanecer, no te vayas de mi lado, que sin vos la noche no terminará nunca.